Soy lo que escribo, escribo lo que leo, leo lo que soy.

 En mi caso, la necesidad de escribir está relacionada con mi incapacidad de expresar emociones de forma oral.  Me convertí en adicta a la lectura cuándo descubrí a Agatha Christie. Tenía doce años y unas ganas enormes de encerrarme en un mundo paralelo al mío. Devoré cuanto libro encontré e hice de la lectura mi refugio. Al crecer encontré otros grandes autores. En secundaria por supuesto fue la autora de Diez Negritos y Asesinato en el Orient Express  mi  escritora favorita, pero en preparatoria me nutrí de la filosofía de Herman Hesse y este autor y su Lobo Estepario me definieron. En la Universidad leí de todo, Best sellers, novelas de misterio, etc, pero no encontré grandes autores que me volvieran a ¨marcar¨ hasta que llegué a los cuarenta. Así es, a mis cuarenta años estoy descubriendo a los grandes autores latinoamericanos, tan cercanos y tan poco valorados, por lo menos por mí. He descubierto a Borges, a Cesar Vallejo, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Octavio Paz y por supuesto a mi  nuevo favorito Julio Cortázar. Me identifico con ellos y con muchas de sus historias y tengo una sed enorme de tiempo para poder aislarme en ese mundo sólo mío y del autor en turno. A Julio lo tengo de amante desde hace cuatro años, siempre duerme junto a mí.FullSizeRender 3

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: