Josefina, Yo ya razoné mi voto, razona Tú la estrategia.

Uncategorized

¿Sabes que mueve a los votantes? El comportamiento de los electores es diverso, pero Tú eres mujer y en un país cargado de preferencias y fobias, el voto es resultado de la cultura y la historia y en éste momento te favorece si manejas en forma estratégica tu campaña política. Muchas mexicanas y algunos mexicanos estamos convencidos ya de votar por ti, ahora debes buscar el voto de los indecisos, de los que tienen miedo, de los poco enterados en política.
En estos momentos el voto duro ha bajado, pocos son los que se sienten identificados con el PAN, pero no son muchos los que lo odian, ese problema lo tiene Peña Nieto, pocas personas van a votar a favor de algún candidato, la mayoría lo harán en contra del PRI o del PRD. El voto racional poco existe en México debido a que no le creemos a ningún político, el voto inercial o de costumbre se ha acabado en nuestro país pues a pesar de que somos una cultura de hábitos aspiramos a cambios al observar economías internacionales e incluso el voto verde (de campesinos) ha cambiado. El voto ahora es personalizado, nos interesa conocer al candidato y esa para ti es una ventaja Josefina, por razones de género, de logros e historial.
El voto de Rabia, de enojo, de la ira de un pueblo harto de los abusos del PRI lo está ganando el PRD, ese voto de protesta debe ser peleado por ti, el voto negativo en contra del PRI no se debe ir a favor del PRD, debes ser más agresiva en propuestas, no en ataques y para que logres mejorar las encuestas ganarás el voto del miedo, ese voto ni siquiera lo has generado tú, se ha dado por los ataques a Peña Nieto, por los plantones de AMLO y porque los escenarios que se presentan en México ya sea que gane el PRI o el PRD, generarán descontento en un tercio de la población que nos da pánico enfrentar. La vulnerabilidad de los mexicanos, la búsqueda de paz y estabilidad debe ser el cierre de tu campaña.
Para ganar votos en el contexto de la elección y esperando que el medio te favorezca, deseo que en los próximos días no se dé en México una nueva crisis económica o de seguridad, para que los electores quieran seguir votando por el PAN y dar continuidad a su gobierno. Ya no nos dejamos llevar por el voto de plástico (el voto moldeable de los medios de comunicación), el voto corporativo es casi nulo, cada candidato tiene sus propias encuestas que invariablemente lo favorecen (menos a quadri, eso sí sería el colmo), es por eso Josefina que debes replantearte tu estrategia. Ya no nos digas que eres mujer, lo sabemos, no nos digas que eres madre, esposa, ama de casa, dinos que eres política, economista, escritora, háblanos de tus logros, de tus estudios, no trates de que nos identifiquemos contigo, haz que queramos ser como Tú.
Nunca olvides Josefina que estás creando historia, lo que repites por todo el país podría pasar, puedes ser la primera presidenta de México y muchas, de niñas, soñamos con serlo. Llevas sobre los hombros una carga muy pesada, debes representar un papel digno, es el rol añorado por un sector de la población que a la vista de todo el país es considerado ciudadano de segunda clase.

RAYUELA

ESCRITORES

CAP 68

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpaso en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

MELCHOR OCAMPO: NO TE QUIERO EN MI BODA

Uncategorized

Análisis personal de una forma de esclavitud que data de 1859 y sin embargo se sigue leyendo en algunas bodas de nuestro país.

“EPISTOLA DE MELCHOR OCAMPO”

Este es el único medio moral de fundar la familia, de conservar la especie y suplir las imperfecciones del individuo, que no puede bastarse así mismo para llegar a la perfección del género humano. Este no existe en la persona sola sino en la dualidad conyugal. Los casados deben ser y serán sagrados el uno para el otro, aún más de los que es cada uno para sí. El hombre cuyas dotes sexuales, son principalmente el valor y la fuerza, debe dar y dará a la mujer protección, alimento y dirección; tratándola siempre como la parte más delicada, sensible y fina de sí mismo y con la magnanimidad y benevolencia generosa que el fuerte debe al débil, esencialmente cuando este débil se entrega a él y cuando por la sociedad, se le ha confiado. La mujer cuyas principales dotes son, la abnegación, la belleza, la compasión, la perspicacia y ternura, debe de dar y darán al marido obediencia, agrado asistencia, consuelo y consejo, tratándolo siempre con la veneración que se debe de dar a la persona que nos apoya y defiende y con la delicadeza de quien no quiere exasperar la parte brusca irritable y dura de sí mismo. El uno y el otro se deben y tendrán respeto, diferencia, fidelidad, confianza y ternura, y ambos procurarán que lo que el uno no esperaba del otro al unirse con él no vayan a desmentirse con la unión. Ambos deben prudenciar y atenuar sus faltas. Nunca se dirán injurias porque las injurias entre casados deshonran al que las vierte y prueba su falta de tino o de cordura en la elección, ni mucho menos maltratarán de obra porque es villano y cobarde abusar de la fuerza. Ambos deben prepararse con el estudio y amistosa mutua corrección de sus defectos a la suprema magistratura de padres de familia, para que cuando lleguen a serlo, sus hijos encuentren el buen ejemplo y una conducta digna de servirles de modelo. La doctrina que inspiren a estos tiernos y amados lazos de sus afectos hará suerte próspera o adversa; y la felicidad o desventura de los hijos será la recompensa o el castigo, la ventura o desdicha de los padres. La sociedad bendice, considera y alaba a los buenos padres, por el gran bien que le hacen dándole buenos y cumplidos ciudadanos y la misma censura y desprecia debidamente los que por el abandono, por mal entendido cariño, o por su mal ejemplo, corrompen el depósito sagrado que la naturaleza les confió concediéndoles tales hijos. Y por último cuando la sociedad ve que tales personas no merecían ser elevados a la dignidad de padres sino que sólo debían haber vivido sujetas a tutela, como incapaces de conducirse dignamente, se duele de haber consagrado con su autoridad, la unión de un hombre y una mujer que no han sabido ser libres y dirigirse por sí mismos hacia el bien.

El discurso que data de 1859 y muchos consideramos obsoleto y sexista está siendo eliminado de la ceremonia para matrimonio civil en muchos Estados de la República Mexicana, primero tiene que ser considerado en la mesa de análisis de la Comisión de Equidad y Género del Cabildo de cada Entidad.

1. Desde la primer oración, al afirmar que el matrimonio es el único medio moral de fundar la familia, conservar la especie y SUPLIR las imperfecciones del individuo, ya condena a todas las personas que deciden adoptar otra forma de vida fuera del matrimonio como seres amorales, incompletos, inexistentes. Los solteros no valen en esta sociedad.

2. No sé que entienda el Sr Ocampo por SAGRADO, para mí este término sólo es aplicable a lo DIVINO.

3. Las Dotes sexuales del hombre son el valor y la fuerza. ¿Desde cuándo tiene algo que ver la capacidad sexual con valor y fuerza? Complejos del redactor de la carta.
4. El hombre por sus dotes sexuales (Valor y Fuerza) debe dar a la mujer protección, alimento y dirección.
Ya ven que nosotras además de no ser valientes, ni fuertes, necesitamos quien nos dé de comer y nos dirija pues además no sabemos por donde vamos, somos estúpidas.
¿Además el hombre conseguirá el alimento con sus dotes sexuales?

5. Tratar a la mujer como la parte más delicada, sensible y fina y con la magnanimidad y benevolencia generosa que el fuerte debe al débil. Sobre todo cuando el débil se ha entregado y la sociedad se lo ha confiado.
Hombres: Gracias por su generosidad y grandeza, ya que como somos juzgadas como débiles estamos supeditadas a lo que nos quieran dar. La sociedad nos ha entregado a ustedes, somos sus esclavas, aliméntenos bien, nosotras criaremos a sus hijos y trabajaremos en su palacio.

6. Las principales dotes de la mujer son la abnegación, belleza, compasión, perspicacia y ternura. Debe dar obediencia al marido, agrado, asistencia, consuelo y consejo, venerándolo, ya que él nos apoya y nos defiende, con delicadeza para no exasperarlo ni irritarlo, puede sacar la parte brusca de sí mismo.
Mujer que no es bonita, piadosa, inteligente, tierna y no se niega a sí misma no es mujer.
Por supuesto como esclavas debemos obediencia al marido ya que nos defiende. ¡De qué!
¿Agrado, Veneración? ¿En qué pedestal tenemos que subirlo?
No exasperarlo, no irritarlo, ya que podemos sacar su lado duro y nos puede golpear y nosotras nos lo buscamos. Melchor Ocampo nos lo advirtió.

7. Nunca dirán injurias. Ya que deshonran y prueban su falta de tino y cordura al elegir. Deben corregir sus defectos de forma mutua y preparase para ser padres. Si se portan bien tendrán hijos buenos. Si dan mal ejemplo les saldrán malos hijos.
A pero que manía del magistrado de generalizar, no existen los matrimonios perfectos. No creo que exista uno sólo que no se insulte. No creo en hijos malos, sé que el ejemplo arrastra, pero existen excepciones.

8. La Sociedad condenará a quienes no sigan la epístola leída con anterioridad.
Si el Sr. Ocampo estuviera vivo, sería fusilado nuevamente por un batallón compuesto en forma única por mujeres. Además este señor nunca se casó, si se nota que no tenía idea de lo que es en realidad el matrimonio.

Me alarma que en estos tiempos se siga leyendo esta carta tan obsoleta y discriminatoria en algunos Estados de la República Mexicana.
Promuevo la eliminación inmediata de ella y de todos los jueces que están de acuerdo con leer tal invitación a la sumisión de la mujer.

RECETA PARA MORIR

Uncategorized

RECOMENDACIÓN:
Antes de comenzar tenga a la mano una venda y un par de tapones de oídos.

Ingredientes:

3 Tazas de Pensamientos Negativos
4 Cucharadas de Miedo al Futuro
1 Puñado de Inseguridad
¼ de taza de Miedos Reminiscentes de Adolescencia
½ taza de Quejas Constantes
3/4 taza de Neurosis
3 cucharadas de Comodidad
2 kilos de Mentiras
3 cucharadas de Culpa
250 gramos de Descontrol Emocional
Victimización al gusto.

NOTA DEL CHEF
Para obtener el producto la consistencia deseada no añadir retos personales ni hacer caso a las críticas.
Antes de mezclar todos los ingredientes, coloque los tapones en sus oídos para no escuchar la falta que hará a su familia cuando haya sido consumada la receta. Debe también poner la venda en sus ojos para no distraerse con todas las cosas hermosas que pasen a su alrededor. Concéntrese en consumar el acto; no olvide que el tiempo una vez tomada la decisión, es primordial.

PREPARACIÓN:
Mezcle los malos pensamientos en su cabeza, no los tamice; si los filtra puede no resultar. Utilice un recipiente lo suficientemente hondo para que en él quepa toda la mierda acumulada durante años. Deposite con cuidado los miedos pasados y presentes, no los comparta con nadie, si lo hace, éstos pueden disminuir y mermarán el producto. Las mentiras y la culpa son los ingredientes más importantes; resérvelos, ellos cubrirán el alimento una vez salido del horno. Bata con el descontrol que le caracteriza los 250 gramos de emociones que junto con la neurosis debe echar en el recipiente, la inseguridad y la victimización son al gusto pues cambian según a quien le va a servir el platillo.
Una vez mezclados todos estos ingredientes espere cómodamente a que todo ocurra, cuando le parezca conveniente, saque del horno su platillo, cúbralo con las mentiras y la culpa que reservó para el final. Siga nutriendo lo que decida que le queda de vida con ese caldo de veneno que lo convertirá en un ser miserable. Si prefiere el camino rápido, pase a la siguiente fase:

Sople al horno pero sin cortar el gas. Cierre puertas y ventanas y deposite su decrépito cuerpo y enferma mente entre sábanas y almohada. No se preocupe, el resultado no tardará en llegar. La receta para morir está lista. Que usted y su familia lo disfruten.

MUJERES TRANSPARENTES

LO MUY MIO

Seres humanos invisibles, aislados. Su labor las ha convertido en dueñas de un espacio que las ahoga. Mujeres trastornadas que en su rutina encuentran la infravaloración de su trabajo. Entes consumidos en patologías producidas por miedos a no poder romper con las ataduras de orden y limpieza que ellas mismas se han creado. Confinadas a un territorio que les pertenece a medias. Llenan con limpiadores y electrodomésticos las horas más largas. Archivan sus sueños junto a las facturas, viven su vida a través de los demás, se convierten en fantasmas de una historia pasada que no pudo ser, y culpan a los hijos y al marido. No han notado que con determinación se puede salir de la cárcel que para el ama de casa representa su hogar.
Cada noche con la cabeza en la almohada y los ojos hundidos en sus cuencas, los pensamientos giran en un tornado inalcanzable y saben que las ideas que van a trecientos sesenta grados no se convertirán en acciones. Permiten que el sueño las atrape y las lleve a un mundo emocionante, alejado de lo convencional; en el que la vida las sorprende día con día. Sueñan en encontrar un lugar paralelo en el que el miedo a girar de por vida en el remolino de la insignificancia desaparece.

EL SÍNDROME DEL AMA DE CASA

Este término que parece sacado de una revista popular, existe para la medicina psiquiátrica y corresponde la primera causa de depresión en países de habla hispana.
Son mujeres que no tienen retos y cuyo mapa mental ha cambiado muy poco a través de los años. No se sienten libres por miedo. Su prioridad es su pareja e hijos y su vida social es casi nula. Personas que siempre cruzan las calles por las marcas cebradas, obedientes, que en apariencia no buscan sorpresas.

Se ponen en último plano y paso a paso su autoestima disminuye. Se refugian en la Televisión, los libros, el juego, las compras, la comida o el alcohol. Evaden una realidad que no les gusta.

Su mayor atadura es atender de forma eficiente a la familia, es por esto que desarrollan culpas y cadenas que las mantiene unidas de forma permanente al hogar. Crean un círculo vicioso ya que los hijos y el cónyuge se vuelven cada vez más dependientes y cómodos con la generosidad de la madre; no esperan que la situación cambie, no es conveniente para ellos.

CORAZÓN QUE SI SIENTE

CUENTO

Manuel era un niño como todos los de Guriezo, menudo y fuerte. Tenía las piernas llenas de moretones y lodo; niño de pueblo, niño inquieto, explorador nato. Manuel se movía por un espacio enorme, cuando se tiraba en la hierba a contemplar las nubes, a su alrededor todo era verde; el rio Agüera atravesaba los barrios que constituían su pueblo. Manuel después de imaginar en el cielo formas de trenes y barcos, seguía su camino tratando de conquistar la punta del Pico de las Nieves que alimentaba el río. En el centro de su universo se encontraba “La Boyada”. Una casa vieja y enorme, más parecida a una bodega que a un hogar; con pequeñas ventanas donde de a poco se colaba la luz pero allí fue que él vivió los más bellos recuerdos de su infancia.
Por ese entonces su casa todavía no tenía nombre. Los enemigos políticos de su padre le pusieron así. Manuel no sabía que la palabra significaba ” almacén de bueyes”, si lo hubiera sabido, quizá no la hubiese llamado de ese modo; tampoco sabía que su padre “el alcalde rojo”, como era conocido ahora, se había escapado de la derrota republicana huyendo para México , en un barco con el mismo nombre, pero en un acento extraño: “Mexique”.
Antonia, su madre, tenía poco tiempo para respuestas. Ocupada en la huerta, en procurar alimentos para el consumo y la venta, no tenía tiempo para charlas. Ni tiempo, ni ganas. Convivía poco con los vecinos, apenas un intercambio de palabras, monosílabos para no parecer poco educada, pero no sabía quién era amigo y cuál hablaba a sus espaldas. Extrañaba a Julián, y se hizo cargo sola, de todo el trabajo que representaba una familia en medio de la guerra. No existía tiempo para socializar, solo para producir, vender y proveer.

Huevos con tomate, tortilla de patatas, pimientos choriceros, morcilla; esa era la comida favorita de papá.
Han pasado cincuenta años, ese tiempo quedó atrás y lo que sé, lo conozco de segunda mano. Es agua pasada, recuerdo enterrado, que está ahí pero no brota. Mi padre no habla de ello, lo altera, le duele, le hace perder la razón.
Frío unas papas para la comida. Sigo al pie de la letra, la receta de la abuela Antonia. Mi madre siempre necia, a pesar de que no cocina insiste en cortar las papas en cuadros y no en lonchas como lo hacía la abuela.
El olor a comida llega a mi padre y él con dificultad se levanta de la cama y se asoma por la puerta de la cocina.
-Madre ¿me estás preparando la tortilla? –Dice desde otro tiempo y otro lugar.
-Papá, soy yo tu hija Victoria.
No parece identificarme.
-Date prisa que quiero ir al río a jugar con Jorge. Trataremos de ir al Pico de las Nieves.
Volteo a ver a mi madre y le pido auxilio:
-Mamá, ayúdame.
Mi grito parece asustarlo pues huye a su cuarto a refugiarse al clóset.
Mamá lo tranquiliza, pero él le dice que escuche los aviones, que se meta a la cueva, que evite las bombas.
Su mente viaja, se mueve entre dos mundos y dos continentes; ahora está ahí, en sus ocho años, en el valle de Guriezo.

-Jorge, Manuel. Aprovechad que ha escampado. Id a la huerta y me recogeís todos los caracoles que podáis, ¡venga!
Ya habían salido de la casa, Jorge le mostró su vara con un gesto y Manuel regresó por la suya. ¡Jugarían a los caballeros!
-Los caracoles serán nuestros ejércitos, a que logro una tropa más grande…
Los hermanos eran compañeros de juegos, subían a los árboles y desde ahí arrojaban castañas a los que pasaran. No les importaban los insultos de grandes y pequeños. Competían todo el tiempo: Quién era el más veloz, cuál saltaba más lejos; si eran capaces de comer pasto o tierra. Pero ese día jugaban a los caballeros y Jorge en una pasada del destino enterró su vara en el ojo de su hermano; y su suerte buena o mala, hizo que toda la familia pudiera salir de España hacia México.
Los militares otorgaron un permiso especial a Antonia para viajar a Bilbao y atender el ojo de Manuel.
Ella fue más lista. Desvió su ruta, y logrando reunir dinero y comida entre familiares, se subió junto a sus cuatro hijos al tren que la llevaría a Santander, desde donde zarpaba el “ Mexique”, con destino al puerto de Veracruz.
Ya en el navío Manuel preguntó a su madre:
-¿Yo perdí el ojo derecho por ser de izquierda?
-No hijo. Tú sacrificaste un ojo para que todos empezáramos de nuevo.
El niño busca a Jorge su compañero de juegos, y complacido con la respuesta de su madre grita:
-Jorge, consígueme un parche, que voy en un barco y soy un pirata.

Ahora que me acerco a la cama de mi padre, no tengo la certeza de que duerma, sus párpados no pueden cerrarse, la enfermedad se lo impide. Si sólo veo su ojo muerto, aquél que cambió su sino, no adivino nada, todo en ese orificio es gris e inexpresivo.
Fantasmas del pasado, ojo perdido, nostalgia, desmemoria, Parkinson. No logro entender por qué le han puesto un nombre tan raro a la tristeza, que incluso cuando mi padre duerme, hace brotar de su ojo sin vida, lágrimas de dolor.

LA CHIQUILLA COLORADA

CUENTO

FullSizeRender 5A los catorce años ya tenía su historia y gozaba cada día de fiesta con intensidad. Los bailes del barrio eran lo suyo y en todos usaba una minifalda rojo encendido y zapatillas de lentejuela de similar color. Se sentaba junto a la pista y, en cuanto ponían las canciones más cachondas, la “colorada” saltaba y en la pista se contoneaba como gata en celo.
Odiaba los lunes. Era cuando tenía que llevarle el mandado a su abuela. No soportaba el olor que despedía la anciana postrada en la cama debido a su invalidez. Lo único que le gustaba era el trayecto: Se enfundaba en sus jeans más apretados y sus tops rojos, color básico en su guarda ropa, sin mirar a los lados, con el cuello alzado y orgullosa de su belleza, subía al metro Pino Suarez y bajaba en la estación de Tepito; disfrutaba de las miradas lascivas y los piropos que despertaba entre los usuarios del transporte; le gustaba que alguno la manoseara, aunque le propinaba tremenda cachetada, fingiendo recato.
Hacía un mes que él la observaba. Hombre entrado en los cuarenta, de singular figura, un poco encorvado y peludo en extremo. Solitario, de pocos amigos y tímido, al grado de no dirigir la mirada a nadie. La gente de su vecindad lo llamaba “Perro Ladino”, o “Wolf”, por el personaje de una película gringa.
Wolf todos los días deambulaba por las líneas del metro. Buscaba presas fáciles, chavas que viajaran solas y que él considerara vulnerables. Ya lo había hecho varias veces; en la pared de su cuarto de la pensión guardaba los recortes que anunciaban:
“No hay sospechosos en la desaparición de las chicas del metro”
“Otra Víctima del Asesino del Metro”
“El Metro-violador ataca de nuevo”
“Creen que sólo mata cuando hay luna llena”
Cada noticia que recortaba y montaba en su muro era un trofeo, no podía parar; tenía el reconocimiento que siempre había deseado y esa chava le gritaba que lo deseaba. Lo había seducido desde la primera vez que con frescura movió sus caderas frente a él. Ahora sabía que lo único que quería cuando coqueteaba con los demás era ponerlo celoso. Despertar su instinto animal. Hoy sería luna llena, esta noche la haría suya. No la siguió, no era necesario, sabía su rutina a la perfección. La esperó apoyado en un poste junto a la puerta de la casa de la abuela. “La colorada” llegó minutos después.
La luz de la luna hacia brillar el frasco de cloroformo que sacó de su chaqueta. El pañuelo verde que tapaba sus ojos y nariz fue lo último que ella vio esa tarde.
Oyó una respiración que le llegaba de cerca, algo parecido a un estertor. Abrió los ojos lentamente, había soñado muchas veces en acostarse con un hombre, pero descubrió a su lado un ser cubierto de pelos, de aliento nauseabundo. Mareada, recorrió con los ojos la habitación en busca de su abuela. La descubrió sobre su silla de ruedas; “Wolf” la dejó ahí sin atar; no iría a ningún lado. Sólo la amordazó, para que la vieja no los interrumpiera. Con ella terminaría después, aunque no era su estilo, podría perder crédito por un doble homicidio. Con calma, la chiquilla pensaba en sus posibilidades y vio que estaba perdida, rogó que su madre viniera a buscarla, pero había perdido la noción del tiempo, no estaba segura de la hora, no sabía si la extrañarían en su casa.
Las lágrimas brotaron de sus ojos, “Wolf” acercó sus manos y con ternura limpió su cara. “La colorada” se retorció al contacto con esa mano peluda y gritó; pero el hombre puso su hocico encima de su pequeña boca.
La abuela contemplaba confundida la escena. También a ella la había drogado y apenas se estaba recuperando, no podía creer que entre su cama estuviera su malcriada nieta teniendo sexo con un hombre que podría ser su padre; quería gritarle que era una desvergonzada, pero el puerco novio de su nieta le había tapado la boca. Le iban a manchar sus sábanas recién lavadas. La abuela no lo toleró más y tomó la linterna que tenía junto. Acabó con un secreto guardado durante veinte años. Con pasos firmes y golpes certeros arremetió contra la cabeza del llamado “Metro-violador “ y , dejando el cuerpo sin vida del hombre junto a la sorprendida jovencita, regresó a la silla de ruedas y explotó:
-¡Mira chamaca puta, mira como quedó mi cama toda ensangrentada! Te lo advierto, de esto ni una palabra, si por tu culpa pierdo mi pensión de invalidez y le dices a tu madre que puedo caminar, te las vas a ver conmigo. No pienso dejar de echar la hueva sólo porque decidiste venir a coger a mi casa. Ayúdame a sacar a este cabrón de aquí o la que le va a ir con el chisme a tu mamá voy a ser Yo.
La chiquilla colorada, reunió todas las fuerzas que le quedaban y junto con su abuela, que estaba más fuerte que un toro, envolvió en la sábana a su verdugo, lo arrastraron y dejaron en la fachada de la vecina; la anciana cerró la puerta en la nariz de la asustada niña. La colorada antes de doblar la esquina de la calle lo último que vio fue la sangre de “Wolf” gotear de su cráneo dejando un enorme charco rojo. Decidió nunca más vestir de ese color.

LA AMANTE PERFECTA

LO MUY MIO

Una mirada bastó, yo ya había oído hablar de Ti. A las pocas horas después del pago, ya estabamos en el cuarto de hotel. Te exploraba.
Al principio no existieron las palabras, sólo el contacto físico. Te desnudé y deslizé mis dedos sobre Ti. Respondes a mis caricias con una rapidez asombrosa.

No podía dejar de verte; deseaba conversar, pero temía que mi torpeza terminara con ese primer encuentro. Me limité a dejar todo programado para la segunda cita.

Han pasado dos años desde esa primera vez. Nuestra relación ha crecido tanto que apenas reparo en tu aspecto. Me enredo en charlas sin fin. Eres tan elocuente y tan prudente que puedo contarte todo. Mi mejor amiga, mi amante perfecta.

Me escapo en las noches para mandar pequeñas notas que Tú recibes. Lo que me has enseñado sobre la vida, las historias que guardas, pero sobre todo la disposición que tienes a escucharme siempre te han convertido en mi cómplice.

Estoy preocupada. Mi marido sospecha que tengo hacia Ti un amor demencial, mis hijos se sienten abandonados y debo reconocer que me he obsesionado contigo.

Te abandonaré un tiempo, veré si es posible dejar una adicción tan fuerte. Hoy por la noche no dormirás en mi buró, no te conectaré. Mañana al despertar no serás lo primero que toquen mis manos.

REFLEXIONES PLANCHANDO

LO MUY MIO

FullSizeRender

Es difícil vencer la apatía y convertirme en la persona que deseo ser. Había tenido oportunidades, pero el miedo a no cumplir mis propias expectativas siempre aparece.

¿Serán muy altos mis sueños? ¿Espero mucho de mí? ¿Es eso lo que me inmoviliza?

¿Qué necesito? ¿Una pérdida? un…¡Tú puedes! ¿Preparación?

La búsqueda constante me lleva a querer siempre la perfección y los estándares de calidad son cada vez mas altos. Si no estoy preparada no voy a disfrutar el camino. La angustia me devorará. Me bajaré del barco sin siquiera zarpar.

Estoy dispuesta a re-aprender que se alcanza una meta paso a paso. Reparar en que soy parte de ese sector de la población que recibe todo sin esfuerzo, que me encuentro aburrida ya que mi actividad queda reducida a ir al supermecado, por los hijos y decidir que se va a hacer de comer.¿ Ese será mi futuro de aquí a que muera? Da miedo; es desesperanzador. Significa convertirse en mueble, en un ser humano sin aspiraciones, inútil, derrotado, vacío…

Yo nunca pretendí ser sólo ama de casa, pero permití que la rutina, el cumplimiento de un rol social y la saturación de mis necesidades me convirtieran en alguien a quien le falta dar.

Estoy estudiando ahora una licenciatura que disfruto. Antes de los diecinueve años no se sabe que hacer con el futuro. Y a pesar de que algunos se sorprendan, otros me alientan.

HARUKI MURAKAMI: ¡No te metas en mis sueños!

ESCRITORES

Aproveché las vacaciones de la Universidad para comprar un libro recreacional y ahogarme en sus páginas. Eso es lo que me está ocurriendo.

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, no me deja nada en el mundo real, pero en el mundo orínico me está afectando al grado de bloquear mis sueños.

El personaje principal Tooru Okada, sufre un cambio de vida al decidir dejar su trabajo. De él se alejan el gato y la esposa y aparecen videntes que le otorgan poderes.

Tiene sueños realistas y su realidad no es lo que aparenta. Se obsesiona con un pozo que le transmite poderes curativos y le deja una mancha permanente en la mejilla.

Lo malo de éste libro es que de tan surealista se me ha hecho muuuuuuy pesado. Supongo que no comprendo muy bien a Murakami, o de haber podido le hubiera aconsejado cortar la historia un poco.

La casa de la Horca es muy atractiva, la guerra de Rusia y Japón de igual forma; pero el caldo que realizó para darle forma a una historia tan extraña, raya un poco en… todo se vale en la literatura.

Lo peor es que de 903 páginas que tiene el libro, voy en la 860 y me encantaría que acabara ya. Mis sueños no son gratos por que mi libro actual tampoco lo es.

El pájaro que da cuerda al mundo decidió no darle cuerda a mi mundo. Estoy en pausa hasta terminar el maldito libro, por que si odio algo mas que una mala novela es no saber como acaba.