ARTE RUDO ¿Qué significa el término?

Las obras ejecutadas por personas sin cultura artística, donde la imitación contrariamente a lo que ocurre entre los intelectuales, tiene poca o ninguna parte.

Los autores del Art Brut se atrincheran en una posición de rebeldía, negando cualquier estándar y cualquier valor colectivo. Ellos no aspiran a comunicarse, al menos no de acuerdo con los procedimientos y el sistema de mercado de la publicidad específica para la difusión del arte. Implementan materiales, conocimientos y principios de representación inédito inventado por sus autores. La obra es considerada por el creador como un apoyo y es una locura en cuanto a las connotaciones patológicas que encierra. El proceso creativo también desencadena un episodio psicótico impredecible, de acuerdo con su propia lógica, como una lengua inventada. Por otra parte, cuando los autores del Art Brut también se expresan mediante la escritura, acomodan la gramática y la ortografía al esquema de su mente. Es una creación impulsiva, a menudo limitada en el tiempo o esporádico, que obedece a la propia demanda o necesidad propia; que se resiste a cualquier solicitud de comunicación, que es tal vez su competencia para frustrar las expectativas de los demás.

El arte de los niños es también un primo cercano del Art Brut, en el que dibujar, pintar y modelar libremente, mantiene una estrecha relación con la expresión artística. Ni a los enfermos mentales ni a los niños se les considera artistas, sin embargo el autor del art brut desarrolla brío creativo, experiencia, enriquecimiento humano y existencial, así como la capacidad de concentración y tenacidad que tiene sólo un adulto. Da a luz a una producción artística organizada, a menudo obsesivamente, a lo largo de muchos años y por decenas, cientos o incluso miles de composiciones. Del mismo modo las similitudes son evidentes entre algunas obras de Art Brut y obras de arte primitivo. El arte Rudo debe ser considerado como un nicho especial. Algunas expresiones – como el arte ingenuo, arte infantil, arte primitivo, pero también el arte popular o graffiti -, mientras que son fundamentalmente distintos del arte rudo, son cercanos.

20130302-104656.jpg

Detente, observa…siente el Periférico.

Hay que parar, reflexionar y utilizar quizás… una silla maltratada, protagonista de cada una de las imágenes, para absorber el desamparo y dolor que transmite la obra vía crusis.
Esta serie de fotografías nos impacta por las evidencias de percances automovilísticos, rastros de materiales que señalan las barreras destrozadas, recordando las vidas apagadas. Fragmentos como crueles heridas, “golpes como de Dios”, señales que en realidad son una denuncia para mirar hacia el Periférico Ecológico de Puebla.
Los malos señalamientos, salidas y accesos sin planificación, falta de mantenimiento e iluminación hacen que se acumulen en nuestra ciudad tragedias día a día.
Juan Carlos Castillo es un artista comprometido y al igual que todos los que circulamos por esta vía reclama atención y acción inmediata.

Quizás desde el aire el peligro no se percibe cercano. La prisa por lograr el reconocimiento nacional no ha permitido a nuestras autoridades destinar parte del gasto público a corregir los errores de sus antecesores.
De nada sirve crecer en industria si la infraestructura se encuentra en pésimo estado. Algún alto directivo de Audi, o sus hijos tal vez, habrán de perder la vida para que el helicóptero aterrice y se dignen sus ocupantes dirigir la vista hacia el anillo periférico; éste, el que tenemos los poblanos, es el mismo que utilizarán los tres mil empleados y sus familias en el 2016.
El distribuidor vial, que duele transitar cada día, representa la cara de los gobiernos anteriores, pero es también la carta de presentación que dará el gobierno actual para cualquier nueva industria que ponga la confianza de una magna inversión y de nuevas vidas en las manos del Estado.

20120907-000026.jpg

20120907-000047.jpg

Subir ↑