Migración

migraciónQuisiera imaginar que esta migración de mis hermanos del sur es igual a la de las aves: periódica, y no un movimiento masivo de invasión, una emigración sin retorno a su tierra. Toda migración implica un sacrificio enorme de parte del individuo migrante; durante días, semanas, meses, años. Algunos se quedan en tránsito, sufriendo en lugares similares a los que dejaron. México exporta pobres, lo ha hecho durante años, uno de los principales estados que lo hace es Puebla, y este hecho no es casual, somos el tercer lugar en pobreza extrema del país (CONEVAL, 2018).
Animales pequeños, como anfibios y langostas, aprovechan las corrientes de agua o aire, las aves toman ventaja de vientos y  corrientes de aire ascendentes. ¿De qué se benefician los humanos?, ¿de una bestia de hierro?, ¿ésa que a su paso amputa extremidades y deja subir asaltantes y narcotraficantes?, ¿se sirven de coyotes que los explotan con pagos de 2,500 dólares por cabeza y los dejan morir en medio del desierto hacinados en camiones sin ventilación o  que los usan como mulas para pasar drogas al otro lado?
La migración cumple distintas finalidades. Hay especies que se alejan de temperaturas extremas; otras buscan un lugar apropiado para reproducirse y criar, o para escapar de sus depredadores; otras especies necesitan alimento. Los humanos lo hacemos por todas estas razones, lo hemos hecho siempre. Huimos del frío que provoca el miedo, del calor de las balas,  nos vamos en búsqueda de protección de nuestros hijos, escapamos de la guerra del narco, de la inseguridad, de la falta de estado de derecho.
¿Qué obliga a un éxodo? ¿Cómo se organiza una comunidad para dejar su patria en forma masiva?, ¿necesita existir un cabecilla?. ¿No es cierto que en el caso de las aves siempre hay uno a la distancia marcando el camino?. Incluso si estos líderes se turnan en su puesto, siempre hay uno que inicia el vuelo.
Son más de 7.000 en la caravana de migrantes que va a Estados Unidos a través de México. Es verdad, son pocas las oportunidades de empleo, pero Honduras es uno de los países con más asesinatos en el mundo.”No es una caravana, es un éxodo creado por el hambre y la muerte”  https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-america-latina-45984242.
¿Quién es el promotor del éxodo?, ¿hubo alguien que estuvo al inicio al frente de la bandada?. Muchos señalan a Bartolo Fuentes, pero él no deja de negarlo.
Lo cierto es que el pasado 12 de octubre, en San Pedro Sula, (una de las ciudades más violentas del mundo), 160 personas se reunieron en la terminal de autobuses para salir con dirección al norte. No fue espontáneo, durante meses planearon escapar del desempleo y la violencia. El detonante de esta caravana fue Facebook: una publicación del periodista y activista Bartolo Fuentes.
Bartolo, como líder inteligente, niega su participación como capitán de la comunidad ya que no quiere ser incriminado, pero asume que aconsejó a la multitud: “Cuando se van en pequeños grupos son asaltados, violados, extorsionados, asesinados”, https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-america-latina-45984242
Otra teoría de este éxodo masivo es la participación del gobierno de Venezuela, pero Fuentes rechaza este supuesto e incluso afirma, como muchos analistas políticos, que el gobierno de Donald Trump se beneficia de la actual situación de los miles de migrantes hondureños. (El presidente estadounidense ha acusado a la oposición demócrata de financiarla).
Lo cierto es que se puede culpar a todos en lo general y a nadie en lo particular. Todos contribuimos a la desigualdad, a la pobreza, a la falta de equidad y de oportunidades, a la corrupción, a la violencia, al hambre y a la desesperación de esta gente y del millón de mexicanos que trata de emigrar a Estados Unidos cada año. (CNDH).
La solución no se encuentra en el norte porque existirá un momento en que el atractivo de Estados Unidos se termine. Las fronteras existen y nuestra cultura y el hogar nos reclaman. Las personas se siente extranjeras incluso dentro del mismo país cuando deben vivir en otro estado. Porque somos animales de costumbres y no nos gusta dejar a la familia extendida, mucho menos a la nuclear, ni dejar de comer tortilla, ni arepas, ni baleadas o capirotadas. Porque nadie, ni nada debe arrancarnos de nuestro hogar, del barrio en el que crecimos,  de los amigos a los que sonreímos,  de los ríos en los que nos bañamos y de las mascotas que criamos. Porque el mundo debería permitirnos tener la certeza de comer a diario, educarnos y no ser masacrados en la puerta de casa. Pero eso no pasa, ya que somos una especie que se mata entre iguales, somos animales en continua lucha: competitivos, ambiciosos, indolentes, apáticos, insensibles, ciegos.
No lo vemos: producimos el caos en el que nadamos, damos vueltas en los remolinos de basura que amontonamos, creamos monstruos atrapados en laberintos de corrupción y violencia que buscan caminos imposibles y regresan siempre al origen. Nosotros hemos creado esos muros y todos somos responsables: los países pobres, los ricos, los hombres y mujeres educados, los analfabetas, pero los peores son los indiferentes, los que ven las parvadas y eligen cerrar los ojos. Esos, los ciegos, están destinados a que los salpique la mierda.

 

Spotlight

En 1976 apareció en cartelera la película de Alan J. Pakula Todos los hombres del Presidente y desde entonces se le ha considerado la película sobre el periodismo de referencia. Este film protagonizado por Robert Redford y Dustin Hoffman fue tratado como un monumento a la libertad de expresión. Reflejaba el hecho de la falta de democracia sin esa libertad. Me refiero a esta película de la década de los setentas, porque también en ella queda palpable su estructura basada en la investigación, sin importar dificultades y problemas con las autoridades del Estado, la corrupción y por lo tanto la ocultación de evidencias. Aunque el tema de la película Spotlight no es la investigación en contra del gobierno de Estados Unidos, en esta nueva película un grupo mediático, consciente de la importancia de abrir el camino a la verdad, lucha con todas sus fuerzas contra la censura que le pretende imponer la Iglesia Católica y familias de extrema derecha para que no revele la verdad sobre sacerdotes pederastas en la ciudad de Boston.

El director Tom McCarthy nos recuerda el papel del periodista como contrapeso del poder de las grandes instituciones, llámense estas Iglesia, Capitalismo, Gobierno, ó Empresas.
Esta película llega en el momento en que una prensa escrita sobre todo local, se encuentra devaluada. Todos se consideran comunicadores por el fácil acceso a las redes sociales: nos informan mal y sólo somos capaces de tener una visión parcial de las historias, es por eso que esta película es tan importante.
No sólo es el tema controversial, el tratar de tapar la pederastia en una comunidad cerrada como es la ciudad de Boston (eso lo ha hecho la Iglesia a través de los siglos) sino el hecho de que cuatro periodistas hayan funcionado como investigadores de a pie y se hayan dado a la tarea de destapar la corrupción del sistema; Eso los convierte en héroes con características humanas.
Lo cierto es que el trabajo de entrevista personal y tomar notas a tinta se considera obsoleto. Lo máximo que se hace es una llamada para conceder una réplica sobre una nota conocida por otra fuente. Ese es el gran trabajo de investigación que realiza el periodista actual.
Con Spotlight vemos la importancia de una prensa independiente y profesional de cualquier comunidad por muy pequeña que ésta sea y por muy restringida que sea en volúmenes de impresión. El buen periodismo puede desbancar el océano de paja informativa que inunda la web y por supuesto dejar al descubierto hechos de corrupción y malos gobiernos.
La película aborda el problema del abuso sexual de forma delicada. Nunca hay una toma sexual y se centra en la necesidad de la comunidad, tanto social como eclesiástica, de enterrar el tema. Las familias católicas de Boston necesitan a la Iglesia, por eso minimizan el grave daño que se ha hecho a las víctimas, y la muestra más clara es el reproche de una fanática cuando lee la historia y con la mirada culpa al mensajero, en este caso su sobrina la cúal trabaja en el periódico que publicó la historia.
El argumento de Spotlight en realidad gira alrededor de este grupo de cinco periodistas investigativos especializados, que indagaron acerca de uno de los escándalos más grandes en toda la historia de la ciudad de Boston.
Inicia con el caso de un sacerdote que, por más de 30 años, fue transferido de parroquia en parroquia porque, en cada una de las que llegaba, era acusado de cometer abuso sexual a varios niños. El equipo Spotlight del periódico Boston Globe era el encargado de cubrir las investigaciones más extensas y trascendentes a principios de los años 2000 (la época que la película toma lugar). El film a pesar de estar lleno de periodismo real, es entretenido. La tensión detrás de la historia que está siendo analizada está muy bien manejada, el ritmo nunca decrece y por supuesto las actuaciones y la dirección son implecables. Es por eso que ganó el Oscar a la mejor película y a mejor guión original en 2015. Fue dirigida por Thomas McCarthy y escrita por McCarthy y Josh Singer. Lo que pocos saben es que el periódico The Globe ganó el premio Pulitzer en la sección servicio púcblico en el año 2003 gracias a la investigación de este grupo de periodistas. El reparto incluye a Mark Ruffalo y Michael Keaton.

Subir ↑