RECETA PARA MORIR

RECOMENDACIÓN:
Antes de comenzar tenga a la mano una venda y un par de tapones de oídos.

Ingredientes:

3 Tazas de Pensamientos Negativos
4 Cucharadas de Miedo al Futuro
1 Puñado de Inseguridad
¼ de taza de Miedos Reminiscentes de Adolescencia
½ taza de Quejas Constantes
3/4 taza de Neurosis
3 cucharadas de Comodidad
2 kilos de Mentiras
3 cucharadas de Culpa
250 gramos de Descontrol Emocional
Victimización al gusto.

NOTA DEL CHEF
Para obtener el producto la consistencia deseada no añadir retos personales ni hacer caso a las críticas.
Antes de mezclar todos los ingredientes, coloque los tapones en sus oídos para no escuchar la falta que hará a su familia cuando haya sido consumada la receta. Debe también poner la venda en sus ojos para no distraerse con todas las cosas hermosas que pasen a su alrededor. Concéntrese en consumar el acto; no olvide que el tiempo una vez tomada la decisión, es primordial.

PREPARACIÓN:
Mezcle los malos pensamientos en su cabeza, no los tamice; si los filtra puede no resultar. Utilice un recipiente lo suficientemente hondo para que en él quepa toda la mierda acumulada durante años. Deposite con cuidado los miedos pasados y presentes, no los comparta con nadie, si lo hace, éstos pueden disminuir y mermarán el producto. Las mentiras y la culpa son los ingredientes más importantes; resérvelos, ellos cubrirán el alimento una vez salido del horno. Bata con el descontrol que le caracteriza los 250 gramos de emociones que junto con la neurosis debe echar en el recipiente, la inseguridad y la victimización son al gusto pues cambian según a quien le va a servir el platillo.
Una vez mezclados todos estos ingredientes espere cómodamente a que todo ocurra, cuando le parezca conveniente, saque del horno su platillo, cúbralo con las mentiras y la culpa que reservó para el final. Siga nutriendo lo que decida que le queda de vida con ese caldo de veneno que lo convertirá en un ser miserable. Si prefiere el camino rápido, pase a la siguiente fase:

Sople al horno pero sin cortar el gas. Cierre puertas y ventanas y deposite su decrépito cuerpo y enferma mente entre sábanas y almohada. No se preocupe, el resultado no tardará en llegar. La receta para morir está lista. Que usted y su familia lo disfruten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: