TUS DOS CARAS

No recuerdo la primera vez que te descubrí sentado a mi lado, cobijándome. Me proteges, ayudas a que me acerque con cautela a territorio poco familiar; supongo que a todos nos pasa lo mismo.

Pero eres gris y dentro de tu aburrido color tienes matices que me hacen escudarme y me paralizan. Por Ti he perdido cosas que prodrían haber sido mías: amigos, encuentros, errores y aprendizajes. Por mantenerte a mi lado he dejado de crecer.

Por susurrarme al oído que puedo perder el control, que el cambio es un enemigo extraño y que sería permanéntemente lastimada, carezco de amantes.

He pospuesto decisiones que dejaron pasar oportunidades que jamás regresarán.

Me acompañas en mi camino pausado y seguro a un acantilado del que difícilmente saldré.

Los que te han estudiado dicen que eres producto de mi infancia; de una serie de fracasos y de mi indefensión consistente.

Para Mí eres un pasillo obscuro, rodeado de brazos extendidos deteniéndome. Corredor interminable que habita en mi mente.

Y cuándo trato de alejarme de Ti, Ella aparece.

-¡Aléjate un tiempo miedo!  Es turno de la ansiedad.

Ha venido a cobrarme  factura por tantos años de inactividad en los que me aprisionaste.

Es una puta peligrosa, pero al menos me mueve y me hace sentir viva. A su lado he descubierto que mi temor mas grande es tenerte siempre a mi lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: