MINIFICCIONES

Tomé el arma del closet, me senté en el suelo. Él, que había sido mi mejor amigo, apoyó su hocico ensangrentado sobre mí. Sentí correr el frío líquido en mis piernas, lo acaricié, y de un solo tiro vengué a mi pequeño.

Sirvió para alimentar el fuego, no necesitaba que las mentiras siguieran creciendo a lo largo de mi vida. Ahora cada vez que veo las llamas, escucho las palabras de mi diario que salen de su interior.

Compré los binoculares en una tienda de caza, llevaba tiempo observando a mi Luis; me sonrió de nuevo. El amuleto resultó. Ahora todo dependía de mí; bueno, de mí y de matar un gallo cada tercer día.

Un comentario sobre “MINIFICCIONES

Agrega el tuyo

  1. Me gustaron mucho los tres, mmmm bien podrían salir buenos cuentos de cada párrafo, transmitieron lo que tenían que transmitir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: